Destacado 

Un nuevo ataque por correo electrónico es capaz de suplantar nuestra identidad para atacar a nuestros contactos.

Si recibes un correo con ficheros adjuntos de ofimática de algún contacto, antes de abrirlo, desconfíe. El archivo adjunto puede contener un virus que, tras ejecutarse, abriría la puerta de su ordenador al atacante.
El síntoma más claro de que nuestro equipo ha sido infectado por este virus, es que nuestros contactos empezarán a recibir correos desde nuestra cuenta de correo. Este ataque aprovecha correos legítimos como plantilla para sus correos infectados, de manera que resultan bastante convincentes. En la siguiente foto podemos ver un ejemplo de uno de estos correos:
Además, el atacante dispone de acceso total a los ordenadores infectados, por lo que puede instalar otras aplicaciones malintencionadas. Es habitual que encripten los datos de aquellos ordenadores en los que el atacante estime que pueda obtener un beneficio de ello. Esto es lo que ha ocurrido recientemente en varios ayuntamientos, y en una conocida cadena de radio: Se han encontrado sin acceso a ningún fichero de sus sistemas, y con un mensaje en pantalla exigiendo el pago de un rescate para recuperarlos.


Para evitar esta situación, es importante tomar precauciones:

  • No abrir aquellos ficheros adjuntos que nos resulten sospechosos.
  • Mantener nuestro antivirus y sistema operativo actualizado.
  • Realizar copias de seguridad periódicas de nuestros datos.

Si creemos que hemos podido abrir uno de estos ficheros, es importante analizar todos los ordenadores de la red con un antivirus actualizado, avisar a nuestros contactos, y cambiar las contraseñas de acceso al correo electrónico y cualquier otro servicio accesible desde internet que hayamos usado desde el equipo afectado.
Presentación del albarán electrónico de Cofas